Street Photography. 30 minutos en Caracas.

Una de las pegas (tiene muchas más, aunque también alguna ventaja) de viajar en grupo, es la escasa maniobrabilidad que tiene el viajero para hacer cambios sobre la marcha. Aunque sean mínimos. Muchas veces, incluso, aunque el grupo en pleno esté de acuerdo.

A menudo, sobretodo en paises a los que, como Venezuela, se les supone un grado de peligrosidad mayor a la media, el motivo de esa poca maniobrabilidad responde al pánico de los organizadores a que le ocurra algo malo a un cliente. Supongo que es comprensible pero toca las narices, en especial cuando se exageran -claramente- las precauciones.

Este fue el caso de mi viaje a Venezuela. Hubieron muchas situaciones a lo largo de las vacaciones que me servirían muy bien de ejemplo pero explicaré la última, en Caracas. Seré muy breve:

Caracas es, ciertamente, una de las ciudades más peligrosas del mundo. Es un hecho. Por eso, en la programación del viaje, no se contempló pasar ahí más tiempo del que fuera estrictamente necesario. Eso es una mañana. La del mismo día que cogiamos el vuelo de regreso a Barcelona (ahora un venezolano se estará riendo, porque allí coger tiene un sentido muy distinto y coger un vuelo le parecerá, cuanto menos, surrealista).

Bueno, Caracas es peligrosa, sí… pero no nos pasemos: por la mañana, en pleno centro, a un grupo de 12 personas que visitan lugares concurridos, no les va a pasar nada. Pero la organización no lo vio así y contrató una visita a la última casa que moró Simón Bolívar para agotar las últimas horas del viaje. Todo muy controlado. Y porque les debió parecer excesivo obligarnos a quedarnos en el hotel, que si no…

Ningún integrante del grupo quería perderse la oportunidad de pasear unas horas por Caracas y así se lo comunicamos al guía. Íbamos a perder el dinero, ya pagado, de esa visita, pero no nos importaba a nadie: Quien sabe si vamos a volver a Venezuela y si no es nuestra última oportunidad de conocer mínimamente Caracas.

No hubo manera. El guía estaba aterrado con la idea de cambiar de planes. Todo lo que conseguimos, menos mal, fue que nos concediera unos minutos “para hacer las últimas compras”, después de visitar la casa. El microbús nos dejó en un extremo de la Plaza Simón Bolívar, en la Avenida del Oeste, y nos recogió 30 minutos después en la Avenida del Norte, justo en el extremo opuesto de la Plaza.

Estas son las fotos que hice.

Familia frente a la estatua de Simón Bolívar en el centro de la Plaza.

Plaza Simón Bolívar, Caracas. 1/160s f/13 ISO-400

Soldado junto a la estatua.

Plaza Simón Bolívar, Caracas. 1/60s f/13 ISO-400

Pedí permiso al soldado para un retrato.

Soldado venezolano. 1/60s f/8 ISO-400

La Catedral (en la misma Plaza Simón Bolívar, claro)

Catedral de Caracas. 1/40s f/22 ISO-400

La señora del banco bien valía un plano corto.

Frente a la Catedral de Caracas. 1/40s f/20 ISO-400

Puerta de la Catedral de Caracas. Una escena que se repite en todas las puertas de catedrales del mundo, ¿verdad?

Catedral de Caracas. 1/60s f/4 ISO-400

Mural con cita de Simón Bolívar: “Si se opone la Naturaleza, lucharemos contra ella y la haremos que nos obedezca”. Pronunció estas palabras sobre las ruinas de un monasterio abatido por un terremoto.

Caracas. 1/100s f/22 ISO-400

Aunque no estoy seguro, creo que esto es la Sede de Gobierno del Distrito Capital, aunque también podría ser la Alcaldía del Municipio Libertador. Si alguien lo sabe, agradeceré la aclaración.

Caracas. 1/500s f/10 ISO-400

Algunas escenas callejeras:

Trabajo en la calle. Caracas. 1/125s f/5.6 ISO-400

Caracas. 1/80s f/7.1 ISO-400

Caracas. 1/500s f/5.6 ISO-400

Desconfiando de los turistas.

Caracas. 1/400s f/8 ISO-400

Peluquería en la calle. Precios populares, revolucionarios y bolivarianos. Nada menos.

Barbería Popular, Caracas. 1/60s f/5.6 ISO-400

Por último, una imagen capturada ya en el aeropuerto. La última foto que hice aquel viaje.

Paciencia de madre. Aeropuerto de Caracas. 1/40s f/5.6 ISO-800

Excepto la última foto, la del aeropuerto, todas se han editado con Photomatix siguiendo el procedimiento que explico en “HDR con una imagen, mejor si es RAW“. Los retoques finales, en todos los casos, con Lightroom.

Street Photography. Barcelona

Street Photography. Ho Chi Minh City

Street Photography. Hue.

Street Photography. Hanoi

Street Photography. Estambul

Mercado de Sendefa, Addis Abeba

Esta entrada fue publicada en Fotografia, Street Photography, Venezuela, Viajes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Street Photography. 30 minutos en Caracas.

  1. Francesc Soldevila dijo:

    Ejemplo de como “exprimir” el material con el que nos encontramos.
    Buan trabajo.
    Una pregunta: veo que casi siempre disparas a ISO400 aunque se a plena luz. Algún motivo especial.
    Saludos.

    • davidsunyol dijo:

      Hola Francesc, sigo un consejo que me diera cierto día Héctor Zampaglione (www.hectorzampaglione.com). Me dijo que en condiciones “normales” de luz, se debería usar siempre película a 200 o 400 ISO, preferiblemente 400. No uso película, está claro, pero…
      Moltes gràcies pels teus comentaris!

  2. Francesc Soldevila dijo:

    Gracias David.
    Lo probaré, a ver cómo sale.
    Un saludo.
    Francesc

  3. Jairo dijo:

    Hola David aunque quizás sea un poco tarde porque hasta hora leo tus artículos, el edificio que mencionas como sedé de la alcaldía es en realidad la Asamblea Nacional, antigua sede del Congreso de la República, por cierto excelentes y muy didácticos tus Post. Saludos desde Caracas

Aquí pots deixar el teu comentari / Aquí puedes dejar tu comentario